Peldaño a Peldaño…

Hace unos días, un muy buen amigo me dijo: “Curro, soy un fracasado. Jamás he logrado nada importante. Todo lo que he intentado se ha roto. Trabajo, familia, todo… Todo lo que toco se hace añicos en mis manos”.

Le respondí: “Eres el resultado de todas las experiencias que has vivido amigo. Las buenas y las no tan buenas. Eres el TODO. La suma de todas ellas”. Y proseguí: “El nacimiento de tu primer hijo, ¿lo recuerdas? ¿fue acaso un fracaso? Y aquella niña que nació dos años después, ¿fue también un fracaso? ¿y tu boda? ¡Yo estuve allí! ¿Recuerdas como lo pasamos? ¿Fue un fracaso?  Aquel día fue inolvidable…”

Tuve que continuar: “¿Y cuando alcanzaste aquel puesto en la multinacional norteamericana? Esa casa que tienes… ¿Y cuándo montaste aquel negocio por tu cuenta? Quizá ahora no funciones, pero durante más de 113 años le diste de comer a más de 30 familias, ¿también fue un fracaso?”.

Y añadí finalmente: “El día que hizo la Comunión tu hija, ¿también fue un fracaso? ¿cómo lo consideras?. Eres la suma de todas tus experiencias. Así que NO eres un fracasado”.

Querido lector. Es el MOMENTO lo que hay que disfrutar. Es el instante. Aquellos segundos, minutos y horas… Sumando todo eso en la vida y cuyo resultado habría de restarse a todo lo malo o no tan bueno. Eso, el RESULTADO, es lo que de verdad cuenta. El tiempo de gozo vivido. Las sonrisas y carcajadas. Los abrazos y su intensidad. Los “te quiero” y sus emociones.

Por una vez en su vida calle al “Yo Perdedor” que lleva dentro y de la voz al “Yo Ganador”. Deje que controle su vida el “Yo Optimista”. La vida son peldaños que subimos y amontonamos MOMENTOS…, así que colecciónelos.

Riad-en-Marruecos0002

………………………………………………………………………………………………………….

Me gustaría mucho leer tus comentarios.

Un abrazo enorme.

Curro Avalos.

La Segunda Puerta.

puerta-antigua-4761797.jpg
La Segunda Puerta.

No te ha pasado a veces que cuando decides tomar una oportunidad de repente, y no es la primera vez seguramente, te quedas paralizado. Es como si decidieras abrir “esa puerta” y arriesgarte y detrás de ella…, existiera otra más. De mayor peso. Más robusta.

Es la Puerta del Miedo.

Quizá por esta razón haya tanta gente incapaz de tomar decisiones cruciales para sus vidas. Seguramente sea por esto, y por ésta puerta, por lo que la mayor parte de los seres humanos dejamos escapar las mejores oportunidades de nuestras vidas. Abrimos la primera lentamente, como tratando de atisbar lo que se esconde detrás, con algo de temor…y dejamos la segunda por miedo. La segunda puerta, sin duda, es la más difícil de abrir. Justo cuando has tomado la decisión de tomar la oportunidad aparecen los temores y las excusas. La indecisión y las culpas. Temor.

Deja que te diga algo. ACEPTA LOS RIESGOS. Toda la vida no es sino una excelente oportunidad. Recuerda que la persona que más lejos llega es, generalmente, la persona que quiere y se atreve a tomar las opciones que la vida le ofrece.

Dicen que hay 3 cosas que jamás vuelven atrás:

  1. Una bala disparada.
  2. Una palabra dicha.
  3. Una oportunidad perdida.

A veces no hay segundas oportunidades. A veces es AHORA o NUNCA. ¿Cierto?. Así que abre la primera puerta, y sin pensar haz lo propio con la segunda. Una vez lo hagas, el mundo entero se abrirá ante ti.

Si fallaste ayer, no importa. Hoy tienes la oportunidad de comenzar de nuevo.

¡Vive con pasión!.

Curro.

PD: Déja tu mensaje y comentarios. Estaré encantado de responderte.

¿Ya tienes el libro “El Hombre Que Aprendió A Ganar”?

Lo puedes adquirir aquí:

 

libro2